¿Qué dice Mateo 19:6 sobre el matrimonio? Explorando su significado y relevancia

Mateo 19:6 es un versículo de la Biblia que aborda el tema del matrimonio. En este versículo, Jesús dice: "Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre".

Este versículo destaca la importancia y la sacralidad del matrimonio según la enseñanza de Jesús. Jesús enfatiza que cuando dos personas se casan, se convierten en una sola entidad, una sola carne. Esto implica una unión profunda y significativa en la que los cónyuges están destinados a vivir en armonía y unidad.

La frase "lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" indica que el matrimonio es una unión que ha sido establecida por Dios y, por lo tanto, no debe ser disuelta por motivos humanos. Esto significa que el matrimonio es considerado como un compromiso sagrado y duradero, en el que los cónyuges tienen la responsabilidad de trabajar juntos y superar los desafíos que puedan surgir.

La relevancia de este versículo radica en que nos recuerda la importancia de valorar y preservar la institución del matrimonio. En un mundo donde el divorcio y la separación son comunes, Mateo 19:6 nos insta a tomar en serio nuestros votos matrimoniales y a comprometernos a trabajar en nuestra relación.

Además, este versículo nos invita a reflexionar sobre la importancia de buscar la guía y la bendición de Dios en nuestro matrimonio. Al reconocer que el matrimonio es una unión diseñada por Dios, podemos buscar su dirección y fortaleza para enfrentar los desafíos y disfrutar de una relación matrimonial exitosa.

El mensaje de Mateo 19:6

El mensaje de Mateo 19:6 es uno de los pasajes bíblicos más conocidos y citados cuando se habla del matrimonio. En este versículo, Jesús dice: "Así que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre".

Este pasaje es parte de una discusión que Jesús tiene con los fariseos acerca del divorcio. Los fariseos le preguntan si es lícito que un hombre se divorcie de su mujer por cualquier motivo. Jesús responde citando el libro de Génesis, donde se establece que cuando un hombre y una mujer se unen en matrimonio, se convierten en una sola carne ante Dios.

La importancia de este mensaje radica en que Jesús está reafirmando la sacralidad y la indisolubilidad del matrimonio. Al decir que "lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre", Jesús está enseñando que el matrimonio es una institución divina y que no debe ser tomada a la ligera.

En un mundo donde el divorcio y las separaciones son cada vez más comunes, este mensaje de Jesús nos invita a reflexionar sobre la importancia de comprometernos y trabajar en nuestra relación de pareja. Nos recuerda que el matrimonio no es solo un contrato legal, sino un compromiso sagrado ante Dios.

Además, este pasaje también nos enseña sobre la importancia de la unidad en el matrimonio. Jesús dice que cuando nos casamos, ya no somos dos personas separadas, sino una sola carne. Esto significa que debemos buscar la unidad en nuestras decisiones, en nuestras acciones y en nuestra vida en general.

Qué dice Mateo sobre el matrimonio

El evangelio de Mateo, uno de los libros del Nuevo Testamento de la Biblia, ofrece algunas enseñanzas sobre el matrimonio que son relevantes y significativas para los creyentes cristianos. A través de las palabras de Jesús, Mateo aborda varios aspectos importantes del matrimonio y ofrece sabiduría divina para aquellos que buscan entender y vivir esta institución sagrada.

En primer lugar, Mateo nos muestra que el matrimonio es una unión divinamente ordenada entre un hombre y una mujer. En el capítulo 19, Jesús responde a una pregunta sobre el divorcio y cita el relato de la creación en Génesis, donde se establece que Dios creó al hombre y a la mujer y los unió en matrimonio. De esta manera, Mateo deja claro que el matrimonio es una institución divina y que la unión entre un hombre y una mujer es la base de esta relación.

Además, Mateo también habla sobre la importancia de la fidelidad en el matrimonio. En el capítulo 5, Jesús enseña que el adulterio no solo ocurre cuando se comete un acto físico de infidelidad, sino también cuando se lujuria en el corazón. Esto significa que la fidelidad no solo implica no cometer actos de infidelidad, sino también mantener los pensamientos y deseos puros hacia nuestra pareja. Mateo nos recuerda que el matrimonio es un compromiso sagrado y que debemos ser fieles en todos los aspectos de nuestra relación.

Adicionalmente, Mateo aborda el tema del perdón en el matrimonio. En el capítulo 18, Jesús enseña sobre la importancia de perdonar a aquellos que nos han ofendido, incluso en el contexto del matrimonio. Él nos anima a perdonar a nuestra pareja en caso de que cometan errores o nos lastimen, y nos muestra que el perdón es fundamental para mantener una relación saludable y duradera. Mateo nos enseña que el amor y la compasión deben prevalecer en nuestras relaciones matrimoniales, y que el perdón es una parte crucial de este amor.

El matrimonio según Mateo 19:6: un vínculo inquebrantable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para asegurar que obtengas la mejor experiencia en nuestra página. Leer más