¿Es buena una manta eléctrica para el dolor muscular?

0
237

Todos tenemos una o al menos hemos escuchado cosas sobre ella alguna vez. Una manta electrica es un producto que la gente, normalmente, utiliza para combatir el frio en invierno, sin embargo, esta puede tener un propósito mucho más útil, tratar dolencias musculares. Son ya muchos los fisioterapeutas que recomiendan utilizar una de estas para aliviar dolores musculares y en este artículo vamos a explicar por qué.

Como utilizarla

Antes de nada, resaltar que una manta eléctrica no es algo milagroso. Ayudará ligeramente a tratar algunas dolencias musculares, pero si estas persisten pasados unos días, lo mejor es que vayas a un especialista que pueda tratar tu dolor de manera correcta.

El primer paso es encender la manta a una temperatura que sea caliente pero que no moleste. A continuación, identificar de manera precisa el sitio en el que presentamos la molestia y colocar ahí la manta.  Es importante regular la temperatura para que esta no nos moleste, ya que mucho calor puede ser bueno para la molestia muscular pero malo para la piel. Es importante que, sea donde sea la molestia, nos coloquemos en una posición cómoda, en la que los músculos estén relajados. Es contraproducente utilizar la manta para tratar una contractura o dolor muscular y generarnos otra por mantener una postura insana durante un tiempo prolongado. Ahora solo queda esperar a que la manta haga su efecto y caliente la zona. No se debe utilizar la manta durante un tiempo superior a 30 minutos seguidos. Si consideras que 30 minutos es insuficiente para tratar tu molestia, puedes realizar varias sesiones al día, pero que ninguna supere los 30 minutos.

Consejos de uso

Si vas a utilizarla durante la noche, es recomendable que compres una manta eléctrica que tenga un apagado automático o programable. Las posibilidades de que te quedes dormido mientras usas la manta eléctrica son muy altas y puede ser perjudicial y peligroso mantener la manta eléctrica encendida toda la noche sobre nuestro cuerpo.

Existen numerosas mantas eléctricas en el mercado y de diferentes rangos de calidad. Compra la que más se adapte a tus necesidades. Lo más recomendable es que primero compres una manta eléctrica normal y la pruebes, ya que mucha gente no aguanta el calor de estas y les resultan incómodas. No empieces comprando una manta eléctrica de calidad de altísima calidad y de elevado precio si ni siquiera saber si vas a aguantarla bien.

Finalmente, es importante que sepas si padeces alguna patología antes de utilizar una manta eléctrica, porque hay algunas con las que hay que tener cuidado. Si se presenta alguna cardiopatía, fracturas o esguinces o alguna patología que requiera del consumo de anticoagulantes, lo mejor es que acudas a un médico en lugar de utilizar una manta eléctrica sin recomendación previa de un especialista. Las mantas eléctricas son un gran remedio para dolores del día a día, pero si crees que tu lesión es relativamente grave o padeces alguna de las patologías anteriores, lo mejor es que acudas a un experto antes de usar una manta eléctrica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here